Bajo el manto de las estrellas, distintas generaciones nos reunimos en una explanada de lo que será Bet El Bosques, para darle la bienvenida al Shabat el pasado viernes 22 de marzo.

Agradecimos en este primer Kabalat Shabat los avances de la obra y rezamos por su continuidad, que es también la de nuestro espacio ideológico, religioso, (judaico masorti), comunitario y cultural, como lo señalaron nuestros rabinos Leonel Levy y Marcelo Rittner y el rabino Palti Somerstein en el servicio que hubo en Bet El Polanco.

Conmovidos escuchamos las palabras del jazán emérito Leibele Jinich quien ha visto nacer y evolucionar cada uno de los santuarios y sedes de nuestra Comunidad Bet El desde hace casi 60 años.

En voz del ingeniero Jaime Schmidt, presidente del Comité de Construcción de Bet El Bosques, conocimos los avances de la obra que lleva 45%. “Hoy estamos sentados en la plaza que conectará al salón de fiestas para 1000 personas y al templo en Fiestas Mayores, arriba estará el templo principal. Abajo ya contamos con dos pisos de estacionamiento para 500 autos. Atrás de mí habrá un anfiteatro al aire libre con un gran jardín. A mi lado derecho se ubicará un edificio con 3,000 metros cuadrados y 5 pisos que serán para educación, juventud y cultura, oficinas de instituciones judías y para nuestros jóvenes emprendedores, salones de usos múltiples y un parque municipal que nos dará una gran vista”.

También nos enteramos de los esfuerzos que se hacen todos los días para que esta nueva casa pueda darle a “nuestros hijos y nietos un gran lugar donde realizarse como judíos orgullosos de su pasado, presente y futuro”, abundó. Jaime Schmidt, hijo del señor Samuel Schmidt, uno de los fundadores de nuestra  Comunidad, y agradeció las aportaciones recibidas, el trabajo de los voluntarios del Comité y del equipo de profesionales.

Asimismo invitó  a seguir apoyando generosamente este proyecto, ya que aún falta mucho por hacer “abran sus corazones y sus manos, compartan sus bendiciones con toda la comunidad, las bendiciones regresan a los que las comparten. “Definitivamente es una edificación muy ambiciosa que permitirá a nuestra comunidad seguir creciendo y darle a nuestros miembros lo que se merecen”.

“Estoy seguro que al igual que yo, tendrán muchas satisfacciones de este proyecto y edificación. Los invito a contactarme o a alguno de los voluntarios que conocen y apoyar esta gran obra”, concluyó.