Existen cuatro elementos importantes que hacen distinta la mentalidad judía, destacó durante su conferencia en Comunidad Bet El el pasado 4 de noviembre, la socióloga y especialista en Educación Raquel Torenberg.

 

El primer elemento es la educación. La metodología en la educación judía es la controversia, siempre hay una norma que puede ser interpretada de diferentes maneras, por ejemplo, el Talmud y la Mishná son la interpretación de la interpretación. Tenemos la interpretación del sabio y de lo que quiso decir el sabio.

 

Cuando un pueblo es educado para pensar de manera crítica, es capaz de generar un cambio, de ir más allá, subrayó la conferencista. Por ejemplo, en este siglo XXI se enseña a los alumnos a cuestionarse. El segundo elemento es que a los judíos se les educa para pensar de manera crítica, eso es lo central: educar en la duda, en la pregunta. No ha habido analfabetismo en el pueblo judío, enfatizó.

 

Explicó que la conciencia social, el concepto de Tikún Olam, es el tercer aspecto fundamental de la mentalidad judía. Dejar este mundo mejor de lo que lo encontramos. La responsabilidad de estar creados a imagen y semejanza de D-os. En el judaísmo también se cuestiona la palabra divina. Se genera una mentalidad que se relaciona con la conciencia y la responsabilidad social, es el común denominador desde la época bíblica.

El cuarto elemento, somos un pueblo lleno de normas que tienen mucha utilidad. Las normas nos dan seguridad, nos predicen qué debemos hacer, siempre están ahí, adecuadas a la necesidad del hombre. La mayoría de las otras culturas las obedecen… simplemente, en el judaísmo se analizan, subrayó la socióloga.