Noche de Janucá, la quinta vela, encuentro de música, luz y alegría, donde el Jazán Ari Litvak de Comunidad Bet El, músico, cantante y director, fue distinguido el 6 de diciembre del presente con el “Premio Herzl 2018”, máximo galardón que otorga el Consejo Sionista de México, en reconocimiento a su labor y activismo dentro del Movimiento Sionista y su apoyo al Estado de Israel.
Un video sobre la figura y el pensamiento político del padre del sionismo, Theodor Herzl, y otro acerca de las características del premio que se estableció en 2001, explicaron al público la importancia de este galardón internacional, dedicado a quienes han aportado a la continuidad del Sionismo y contribuido al fortalecimiento del Estado de Israel, recordando las palabras de Herzl: “Si lo queréis no será una leyenda”.
Así también, lo destacaron en sus mensajes de felicitación el Sr. Alon Laví, Consejero Político de la Embajada de Israel en México, los señores Ariel Hojchman y David Wulfovich, Representantes de Comité Central de la Comunidad Judía de México, el Lic. Beny Zlochisty, Presidente del Consejo Sionista de México, quienes coincidieron en que el Jazán Ari Litvak es un digno merecedor del Premio Herzl 2018 porque ha contribuido al mantenimiento de la identidad judía en la diáspora. Como líder comunitario ha transmitido sus conocimientos e impulsado a niños y jóvenes a comprometerse con Israel a través de la música como parte de la tradición judía.

Al dar la bienvenida en nombre de la Comunidad Bet El, su Presidente, el Lic. Alain Schwartz, expresó: “este reconocimiento muy merecido, es para una persona que con su voz ha llenado nuestras vidas de espiritualidad y emoción”, y agradeció al Consejo Sionista su trabajo por Israel y por la Comunidad Judía de México, y felicitó a la esposa de Ari, Vanesa y a sus hijas Iara, Tali y Sharon.
Posteriormente, otro video con el testimonio de Ari Litvak, dio cuenta de su trayectoria de toda una vida dedicada a la música, al canto, a la  jazanut y a la dirección musical, y muy especialmente, a la educación judía y comunitaria que realiza con niños, jóvenes y adultos cotidianamente, labor que siempre ha contado con el apoyo incondicional de sus padres, hermanos, esposa e hijas.
En combinación con el acto protocolario de la entrega del Premio Herzl que condujo el señor Jacobo Raijman, representante de Comunidad Bet El ante el Consejo Sionista, hubo una grata sorpresa para el galardonado cuando sus hijas, Iara, Tali y Sharon, le dedicaron una canción que lo conmovió, no solo por sus bellas voces, sino por la manera de expresarle su amor y admiración.
Al recibir el premio, el Jazán Ari Litvak dijo “el Sionismo tiene hoy una relevancia capital, es el punto de partida. El sitio donde se enciende el motor son las tnuot y los grupos juveniles. Debemos apoyarlos para que día a día crezcan y transmitan lo mejor de cada uno”. [ …]
“El reto que tenemos por delante es enorme. El auge del antisemitismo nos obliga a poner a la educación sionista otra vez en el centro de nuestra agenda comunitaria y educativa, porque sus valores de tolerancia y coexistencia debemos inculcarlos no solo a nuestros jóvenes sino a todo el mundo”. [ …]
“Para mí ha sido un honor colaborar, desde esta mi trinchera personal como Jazán de la Comunidad Bet El, sin demeritar ninguna expresión del judaísmo. Me complace ser parte del Movimiento Conservador, el primero que se declaró abiertamente sionista y que ha refrendado siempre su apoyo a Israel, al idioma hebreo, a nuestra cultura y a nuestra música, y por supuesto, a nuestra religión”. [ …]
“Hoy, en esta quinta noche de Janucá, viene a mi mente la imagen de Theodor Herzl cuando en el Primer Congreso Sionista celebrado en Basilea,1897, dijo: “Dentro de cinco años tal vez, dentro de cincuenta años, sin duda, el Estado Judío será una realidad. Resurgirán los Macabeos y los judíos que lo quieran tendrán su Estado”.
Como última muestra de agradecimiento al Consejo Sionista de México, a la Comunidad Bet El, a su familia, amigos y organizadores del evento, nos sorprendió con la interpretación de Yerushalayim Shel Zahav (Jerusalén de oro) acompañado de su amigo, el tenor Fernando de la Mora, artista cercano a la Comunidad Judía de México a quien llamó en idish un “mentch”. Así nos regalaron esta canción acompañados del coro Shiratí que esta noche también homenajeó a su director Ari Litvak por tan meritorio premio.