Cien voces. Un viaje a casa (100 Hundred Voices. A Journey Home), dirigido por Matthew Asner y Danny Gold es el fascinante y conmovedor documental del viaje que emprendieron en 2009, organizados por la Asamblea Mundial de Cantores

Conservadores, los mejores jazanim del mundo para volver a Polonia, lugar de nacimiento y capital de la música cantoral judía, donde las culturas polaca y judía estaban entrelazadas antes del Holocausto.

La película que se presentó en Bet El, el domingo 19 de mayo, sigue a estos jazanim que tienen la misión de ayudar al renacimiento de la cultura judía en su tierra ancestral, en la cual los judíos estaban casi erradicados después del Holocausto. La mayoría de los cantores en los que se centran los cineastas son hijos de sobrevivientes y la filmación va con ellos a los pueblos y ciudades de sus padres, abuelos y familias.

 

 

 

Los 100 jazanim, acompañados por una orquesta de 100 miembros, un coro de más de 40 niños y miembros de sus comunidades, se presentaron en la Ópera de Varsovia, el teatro más grande de su tipo en Europa. También aparecieron en la Filarmónica de Cracovia, participaron en el Festival Anual del Patrimonio Cultural Judío de Polonia, rezaron en la sinagoga Nożyk, la única que sobrevivió a la guerra y, lo más impactante, llevaron a cabo el primer servicio religioso judío en el campo de concentración y extermino en Auschwitz-Birkenau. Acompañando a los cantores iba el compositor Charles Fox, quien escribió la partitura de la película y una pieza especial con las palabras del Papa Juan Pablo II sobre la Shoá, además de seguir la historia de su pade como músico en Polonia.

En Auschwitz- Birkenau, un jazán se encontró cantando a pocos metros de donde su padre se vio obligado a empujar a otros judíos a las cámaras de gas. Su padre le dijo que pudo soportarlo porque él ya se consideraba muerto y seguramente habría perecido si la guerra no hubiera llegado a su fin.

Los cineastas de Cien voces también abordan el tema de los miles de polacos asesinados por los nazis y aquellos polacos que salvaron miles de vidas judías pese a la falsa creencia de que la mayoría colaboraron con los alemanes.

Este documental no solo captura una misión histórica y conmovedora, sino que se adentra en la vida cultural de judíos en Polonia con un mensaje de reconciliación y amor por la música cantoral que perdurará para recordarnos quiénes somos y de dónde venimos.